La Forma de Ver las Cosas cuando cambias la forma de ver…

Serie Enriquece tu vida vídeo 7 La Forma de Ver las Cosas…

Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian

Hola Johnny nuevamente con ustedes.
En una ciudad en provincia cerca de la ciudad de México
Estaban sentados dos viejitos en mecedoras frente a la tienda del pueblo, la tienda principal
En un momento dado llegó un vehículo y se bajó un señor y les explico que venía de la ciudad de México, pero que tenía que cambiarse a un lugar de provincia, porque la ciudad de México no le caía bien a su esposa y estaban muy incomodos y les pregunto ¿Cómo es la gente aquí en provincia? Uno de los viejitos le contestó y le dijo…

¿Cómo es la gente donde usted vivía? y el señor contesto no pues donde yo vivía la gente es muy egoísta, es una gente difícil de tratar, cada quien ve cómo protegerse del ambiente tan pesado que hay en la ciudad de México… no hay ninguna interacción hay mucha envidia mucho celo, me sentía muy incomodo
Pues aquí, la gente de aquí de provincia de este pueblo es igual…
¿es igual?…
Si es igual como la gente con la que usted vivía allá…
Gracias… se fue
Unos días después llego otra persona y les preguntó lo mismo,
¿Cómo es la gente de aquí? Porque me tengo que mover de la ciudad de México
Y el mismo viejito… le dijo ¿Cómo es la gente donde usted vivía allá?…
Huy pues es una gente muy amable, muy contenta convivíamos juntos los vecinos nos llevábamos muy bien, era un gusto vivir en ese ambiente, pero tenemos que cambiarnos de la ciudad de México, porque tengo que trabajar cerca de aquí… ¿Cómo es la gente de aquí?
Dice, igual que donde vivía allá…
Muchas gracias…
Se fue y el otro viejito le dijo, oye ¿cómo es que al primero le dijiste que la gente del pueblo aquí es mala como aquella y al segundo le dijiste que la gente del pueblo es muy buena como donde él vivía?
Dice… no se trata de cómo es la gente de aquí sino cómo es la persona… cuál es su actitud… tú no puedes pretender cambiar a todo el mundo… a tu forma de ser y de pensar…
No debemos tratar de alfombrar al mundo… mejor hay que ponernos zapatos
¿Qué quiero decir con esto?
No podemos mandar al siquiatra a las cien personas que trabajan en mi oficina porque no me llevo bien con ellos… el que tengo que cambiar soy yo… para adaptarme a las circunstancias necesarias…
Cuando apuntamos con un dedo a otro u otros, señalando como que esta persona o esta situación es el culpable o el causante de mis problemas…
Recordemos que tres dedos nos apuntan a nosotros diciéndonos ojo… tu eres el arquitecto de tu propio destino… no estés tratando de cambiar a otros acomódate a las circunstancias que te presente la vida y manifiesta las actitudes necesarias para soportar, sobrellevar cualquier circunstancia…
Se acuerdan que les dije en el vídeo pasado… acerca de la hoja blanca y el punto negro…
Cuando doy mis conferencias, esto lo tengo en una pequeña tarjetita plastificada en color amarillo… y hay una tarjetita amarilla con un punto negro…
Y esto las reparto con las personas que están escuchándome… y les digo… tengan esta tarjetita amarilla aquí (señalando el bolsillo de la camisa) y sáquense a ustedes mismos tarjeta amarilla como en el fútbol… cuando están viendo el punto negro… cuando están viendo lo negativo… cuando están quejándose de todo…
Busquen la forma de apreciar, agradecer, bendecir… lo que tienen a su alrededor… transformen su actitud interior… para que cambien y modifiquen su mundo exterior…
Con mucho gusto los invito a ver nuestro siguiente vídeo…
Gracias por escucharme…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 8 =