Aprende a Apreciar, Agradecer, Bendecir y Validar.

Receta de 4 días
para iniciar una transformación en tu vida

Reproduce el siguiente video
antes de continuar con esta publicación

Aprende a…
Apreciar Agradecer
Bendecir y Validar

El Apreciar es una actitud que nos beneficia porque, por La Ley de Atracción Universal, aquello que Aprecias, lo atraes.

Si nos quejamos por situaciones o circunstancias negativas de nuestro entorno… Por la misma Ley de Atracción Universal, estaríamos atrayendo situaciones, circunstancias, personas indeseables que “Confirmarán nuestra profecía” y nos continuaríamos hundiendo en más situaciones miserables por las que quejarnos.

El Apreciar es como disfrutar, saborear, deleitarse con una puesta de sol, un bello paisaje, el sabor de un alimento, la textura de un objeto, la forma de una nube, la mirada de una persona, etc., esto ayuda a relajarnos mentalmente.

Apreciar la casa o el cuarto donde vivimos, por modesto que sea, nos une a la corriente cósmica de abundancia y bienestar, según lo vimos en el video, por que si hiciéramos lo contrario y nos quejáramos, estaríamos conectándonos con “La “energía de la Escasez” y por la Ley de Atracción Universal, atraeríamos más escasez a nuestra vida.

Ejercicio de Apreciación:

La Apreciación se puede hacer prácticamente con cualquier cosa, un objeto, paisaje, una flor, una nube, ropa, una mascota, etc. En este ejercicio utilizaremos una pluma, se trata de enfocar tu atención en el objeto y sus cualidades.

¿Tienes tu pluma favorita junto a ti?, Aprecia todos sus detalles: tamaño, forma, color, clip, punta, resorte, peso, suavidad, escritura, etc.

¿Por qué es tu pluma favorita?___________________________________________

¿Qué te hace sentir?, ¿Qué te recuerda?,__________________________________

Mientras Apreciamos, Agradecemos, Bendecimos, ningún otro pensamiento nos estorba, nos relajamos, nos sentimos bien. ¡observalo, practicalo, experimentalo!, es un regalo que te das a ti mismo.

Apreciar la enfermedad que nos aqueje, es también comprenderlo desde el punto de vista que hay situaciones peores en la vida y además, nos da la oportunidad de aprender a superarnos al irnos sanando.

Apreciar y Agradecer situaciones de “Aprietos Económicos”, que es en sí muy difícil,  es darnos la oportunidad de conectarnos con la Ley de Atracción Universal en forma positiva, para cambiar el momento de escasez, por oportunidades de abundancia, ya que si nos quejáramos constantemente de todas las situaciones económicas presionantes, atraeríamos más condiciones que lo confirmen.

Agradecer es sentir un consuelo, una satisfacción, una bendición, por situaciones de vida de cualquier tipo, como el techo que nos cubre, el alimento que nos nutre, el aire que respiramos, el empleo que tenemos, el sol que alegra nuestra mañana, el rocío que alimenta la naturaleza, etc.

Agradecer, es también valorar situaciones de familia, de trabajo, de relaciones, por conflictivas que parezcan, ya que si nos quejamos, nuevamente nos conectaríamos con la energía de la escasez, de la limitación, de la oscuridad, de las dificultades y tenderíamos a atraer más de lo mismo, lo cual nos metería en un círculo vicioso.

Agradecer es “elevar nuestra alma a un nivel de conciencia” que nos permitiría crearnos un entorno personal amigable que nos de el “Valor y la Fuerza Necesaria” para enfrentarnos, en el diario vivir, a los entornos indiferentes u hostiles de la sociedad  en que vivimos.

Ejercicio de Agradecimiento:

Piensa en 5 cosas que puedes agradecer, ¿Cuáles son?

Esto que estas agradeciendo, te conecta con la ley de atracción universal, ¿Cómo?

Agradecer también las circunstancias difíciles de la vida, por precario o casi imposible que parezcan. Agradecer la familia que nos rodee, con todo y los conflictos, el abandono, los malos tratos, la indiferencia, la violencia, las dificultades económicas, las drogas, la ausencia de amor, que reinen en ella, etc.

Cualquier persona consideraría MUY MALA SUERTE, haber nacido en ese entorno,  pero, si comprendemos que todo en la vida tiene una razón de ser, aunque no lo podamos comprender y que lo que llamamos mala suerte, frecuentemente nos presenta grandes oportunidades de superación personal, entonces este enfoque  cobra una nueva dimensión.

En un programa de televisión estaban entrevistando a un joven, jugador de futbol, que en un accidente perdió una pierna, lo que le tardó seis meses en aceptar esa condición, posteriormente tuvo un accidente automovilístico que lo dejó parapléjico. Le llevó más de un año aceptar esa situación.

La vida lo encaminó hacia el dar pláticas de consuelo y autoayuda a personas con diferentes discapacidades. Ahí encontró su misión de vida, su misión de ayuda al prójimo y en esas circunstancias pudo Agradecer la situación de discapacidad física en que se encontraba, por que le permitió autorrealizarse en un dimensión insospechada para el.

A la mayor parte de las personas, les será muy difícil poder agradecer situaciones limitantes o conflictivas, entonces caen en lo opuesto, en la queja, en la decepción, en la desesperación y maldicen su mala suerte.

¿Qué atraerán al estarse quejando por las circunstancias que les rodean?

¿Será preferible seguirse quejando y sufriendo?

¿Será mejor agradecer las oportunidades que brinden las desgracias?

¿Por qué?

Lo que familiarmente podríamos llamar BUENA SUERTE, es muy fácil pensar que la podemos Agradecer, y al hacerlo, atraemos más circunstancias positivas que la magnifiquen.

¿Qué retos nos puede traer la “Buena Suerte”?

La “Buena Suerte”, como la abundancia económica, puede retar tu sentido de compasión. ¿En qué forma?

Esta buena suerte económica, puede “Cerrarte el Corazón” e impedir que manifiestes tu altruismo y ayuda al prójimo, ¿por qué?

Los extremos se tocan y hay forma de interpretar circunstancias opuestas, como lo que llamamos buena o mala suerte, desde un punto de vista más elevado, desde donde se ve que todo tiene una razón de ser. Nosotros también somos CAUSA de todo lo que nos sucede, somos los arquitectos de nuestro destino, cuando comprendamos esto bien, la vida en general y NUESTRA VIDA en particular, tendrán más sentido y podremos comprender mejor, el porqué de las vicisitudes que nos acompañan y cómo vencerlas.

Bendecir es desear, con amor, lo mejor para otros; es conectarte con la energía del amor, la fuerza más poderosa del universo según Einstein. Es apoyarte en esa energía amorosa y divina, pidiendo benevolencia a favor de otros.

Es llenar de una energía llena de fé, circunstancias o situaciones de la vida para mejorarlas. En términos generales es conectarte con la energía  del “Amor al prójimo” para apoyarlo en la generación de su propio bienestar.

Bendecir puede ser entendido como “Dios te bendiga” ó “Bendito seas por ese acto o actitud generosa y amorosa” y al dar esa bendición te conectas con amor con la misma divinidad.

Quizá ahora se podrá entender, con un poco más de claridad, el porqué debemos Apreciar, Agradecer y Bendecir circunstancias benévolas y también circunstancias difíciles de pobreza, enfermedad o conflictos. Si sólo te quejas por todo esto, nuevamente, por la Ley de Atracción Universal, vas a atraer más de lo mismo.

Si ves el lado bueno, positivo, engrandecedor de estas situaciones difíciles, atraerás más rápidamente, las soluciones, las situaciones, circunstancias, ideas, imaginación, criterio, ingenio necesarias para atraer los cambios profundos y positivos que tarde o temprano, mejorarán tu vida.

Cuando cambias la forma de ver las cosas, “las cosas” cambian.

Con respecto a la Validación, a la cual le quiero dar mucha importancia, la mayor parte de las personas, lo hacen séver lA, Al revés: En ves de validar lo positivo, tienden a enfatizar lo negativo, lo conflictivo, lo preocupante de las situaciones diarias que los rodean.

Ejemplos:

El jefe en la oficina, en el taller, en la fábrica, en vez de validar lo bueno y lo valioso, usualmente se enfoca en lo opuesto, en lo negativo. Castiga las fallas de sus subordinados, denigra, insulta, empequeñece y atemoriza a la gente con frases como:

  • ¡Tu siempre te equivocas!, ¡eres un güey!
  • ¿Tu siempre llegas a tiempo verdad?, eres el más puntual de todos
    (Sarcasmo)
  • ¿Cuando vas a aprender?, ¡Ya te lo expliqué diez veces!, ¡Para “i m b e j o” no se estudia verdad!
  • ¿Ya sabias muy bien que lo estas haciendo muy mal no?, ¡mañana estas castigado!
  • ¡Hasta un niño de primaria sabe esto!, ¿Tú te graduaste de que?
  • ¿Ya acabaste de platicar?, Si quieres te traigo café y pastel y mientras tanto ¡me  “s a l u d a s   a tu mama!
  • ¿Ustedes dos siempre trabajan muy de acuerdo no?, ¡Síganle así y los mando a “Laira”! (10 kilómetros más allá “de la tiznada”).

¿Te reconoces como un jefe(a) similar?______________________________________

Al validar no le agregues críticas constructivas o sugerencias de cambio. Simplemente, ¡Valida!,Por que si lo haces, le cancelas mentalmente la validación.

¿Cómo validarías a tu empleado más conflictivo?______________________________

Anota 3 características positivas de ese empleado______________________________

Anota 3 características “amorosas positivas” tuyas

Cuando estés frente a un espejo en tu baño, ¡Felicítate por tenerlas!

En la casa, el énfasis en lo preocupante y lo negativo, continúa.

Ejemplo:

  • Ya se tardó una hora ¿Qué le habrá pasado? (Preocupante)
  • El maldito salió hace 2 horas de su trabajo y todavía no llega, de seguro se está acostando con la secretaria (Preocupante corajuda)
  • Ya llegaste… ¡i m b e c i l!  y con la mano en la cintura, ojos que echan fuego y mirada que mata… ¿Otra vez había mucho trafico? (desafiante y sarcástica)
  • ¿Todavía no está lista la cena?, ¿Perdiste mucho tiempo rascándote el ombligo?
  • Al hijo de 8 años: ¡…che enano!, ¿otra vez 6 en mate? ¡Eres un güey! Tu hermano menor te da “20 y las malas” (despreciativo, empequeñecedor, hiriente, destructor de autoestima)
  • El coach de futbol a su equipo: “Ya me tienen hasta la madre, ¿que bonito jugaron no?”, ¡Ustedes nunca la van a hacer! (despreciativo, sarcástico)
  • Soy un imbécil, otra vez metí la pata en la entrevista, ¡nunca voy a llegar a ser nadie! (auto-empequeñecedor, pesimista)
  • La madre a la hija: “¿Bailas muy bonito no?, ¡Un palo de escoba bailando tiene más gracia que tú!” (empequeñecedor, hiriente, denigrante)

¿Haz validado últimamente la sonrisa, la mirada, alguna actitud positiva de tu hija?

Al validar no le agregues críticas constructivas o sugerencias de cambio simplemente, ¡Valida!,Por que si lo haces, le cancelas mentalmente la validación.

¿Cómo ayudarías a tu hijo a mejorar sus calificaciones en la escuela, validándolo?

Anota 3 cualidades positivas de tu pareja

Aprovechando esas cualidades, ¿Cómo las usarías para validar a tu pareja?

Piensa en 3 cualidades positivas de tu hijo o hija y anótalas

Aprovechando esas cualidades, ¿Cómo las usarías para validarlos?

Al no conocer las técnicas A A B V, en vez de agigantar al individuo, tendemos a empequeñecerlo, y por consecuencia, a la familia, a la sociedad en general y con esta forma de expresarnos, tan representativa de muchos de nosotros, los mexicanos, no podemos dejar de observar, que después de más de 200 años de independencia, nos hemos desvalidado hasta el punto en que la mayoría del país esta sumido en la mediocridad, en la ignorancia y en la pobreza.

Con la frontera enorme que nos separa de los Estados Unidos, el mercado más poderoso del mundo, con los enormes recursos naturales que tenemos, con una población de más de cien millones de mexicanos, deberíamos ya ser
Primer-mundistas, con un producto interno bruto y un ingreso per-capita diez veces superior al que tenemos.

La corrupción, la pobre educación escolar, el pobre ejemplo de padres a hijos por generaciones y esos hábitos de autojuzgarnos, empequeñecernos y desvalidarnos mutuamente, entre otros muchos factores, nos tienen hundidos en la mediocridad.

Como mencionamos anteriormente, una parte  de la Receta  A A B V es LA VALIDACION, que consiste en el “APRENDER A RECONOCER DE PALABRA Y POR ESCRITO” los logros, cualidades, aciertos, pequeños o grandes de las personas a nuestro alrededor. Lo usual, entre nosotros los mexicanos, es que muy rara vez validamos y cuando lo hacemos, lo acompañamos con expresiones burlonas y sarcásticas.

Ejemplo:

¡Felicidades por sacar el primer lugar!,

¿Quién te ayudo güey?

¿No hiciste trampa?

A ver si no se te sube y la riegas

No se te olvide avisarle a “T U  M A M A”

¿Por qué no te han puesto la estrellita en la frente?, etc., etc., etc.

Al desacreditar y burlarnos de otros, recuerda este principio fundamental:

Las personas pueden olvidar lo que les dijiste…

Las personas pueden olvidar lo que les hiciste…

Pero ¡Nunca olvidarán como los hiciste sentir!

Ponte en los zapatos de los que haz criticado y desmotivado y escribe:

 ¿Cómo crees que los hiciste sentir?

¿Te hubiera gustado que te hicieran sentir empequeñecido y ofendido en la misma forma?________________________________________________________

¿Cómo te hubieras sentido?__________________________________________

“Para darle más sabor caldo”, además de invalidar (realmente empequeñecer) en forma tan burda, burlona, envidiosa y sarcástica a otros, usualmente nos invalidamos también a nosotros mismos, cuando hacemos una equivocación y nos decimos: “Que güey,  que tonto, soy un bruto, que imbécil, que ….ejo ”.

Esta forma de expresarnos es, usualmente, una manifestación oculta de nuestra baja autoimagen y autoestima. Si entendiéramos que No nos empequeñecemos al VALIDAR sincera y efusivamente a otros, sino que crecemos, que nos agigantamos emocional e intelectualmente al validar sincera y cariñosamente a otros…

¿Cambiaría nuestra forma de tratar a los demás?______________________

Al enfocar nuestra atención en lo bueno, en lo valioso, en lo admirable de otros, tenderíamos a atraerlo también a nuestra vida, como lo enseña la Ley de Atracción Universal, y entonces, cuando cambiemos la forma de expresarnos, ¡Nuestra vida cambiará!

Con respecto a la técnica A A B V, en estados Unidos, se hizo una encuesta con cien millonarios, hombres, mujeres, jóvenes, viejos, blancos, negros, con títulos universitarios o sólo de preparatoria y les hicieron una pregunta:

¡CITEN LAS 5 RAZONES PRINCIPALES
POR LAS CUALES USTEDES SON MILLONARIOS!.

Entre las 5 más comunes se encontraba esta, expresada en pocas palabras:

“Desde muy joven aprendí a Apreciar y Agradecer todo lo que tenía a mi alrededor y Bendecía todas las oportunidades que me daba la vida, (éxitos y fracasos), (3 de ellos eran minusválidos).

Derivaba gran satisfacción al Validar sinceramente, todo aquello que fuera Validable, Apreciable, admirable, en todas las personas que me rodeaban y a través de los años, mientras más Validaba (daba reconocimientos), más satisfacciones y abundancia recibía”.

Un cambio de forma de pensar y actuar no es fácil y sé que es muy natural, la resistencia al cambio, para facilitarnos esta transformación, científicamente se necesita aprender a  Apreciar, Agradecer, Bendecir y Validar, por 30 días seguidos sin interrupción, para que se convierta en hábito.

Veamos un gran ejemplo de los resultados de aprender a validar:

En una clase de aritmética de una escuela primaria, la mayoría de los niños tenían calificaciones muy bajas y para corregir esto, los psicólogos instruyeron a las maestras para que, en vez de criticar y regañar a los niños por que no aprendían, lo sustituyeran por la Validación.

“Juanito, ¿Cuánto es 13 + 27?”
“40 miss”

“Muy bien Juanito, ¡Te felicito!”

“Rosita, ¿Cuánto es 18 – 7?”

“11 miss”

“Muy bien Rosita, ¡Bien calculado!”

“Pedrito, ¿Cuánto es 12 x 7?”

“81 miss”

“A ver, fijate bien Pedrito”

“Si miss es 83”

“A ver Pedrito, lo vas a comprender muy fácil así…”

“Ahora dime ¿cuánto es 5×14?”

“70, miss”

“¡Bravo Pedrito, bien hecho!, yo sé que tu puedes, ¡Eres un campeón!”.

Con esta técnica de validación continua, los niños subieron su promedio del trimestre a nueves y dieces, pero, en el proceso, las maestras se dieron cuenta que cada niño necesitaba más de 30 validaciones diarias para trascender la autoestima empequeñecida por tantos regaños.

Como no era posible para las maestras dar tantas validaciones, crearon “juegos de validación” donde todos los niños se validaban unos a otros y lograron crear la costumbre que no sólo transformara esa clase sino toda la escuela.

Difícil… ¡SI!, si pensamos que es difícil, pero… si nos damos esa oportunidad comprenderemos que:

 “LO QUE LA MENTE PUEDE CONCEBIR Y CREER, LA MENTE PUEDE REALIZAR”

La palabra clave es CREER. La Mayoría de nosotros lo podemos concebir, pero sólo los elegidos lo pueden CREER y REALIZAR. Te invito a jugar en la familia, en el trabajo, entre los amigos, el juego “A A B V”  atrévete a adquirir esa costumbre y observa los resultados.

Agradecería tus opiniones y comentarios al respecto.

Afectuosamente
Johnny Bardavid

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

eleven − 2 =